El cierre de Megaupload —¿quién no ha usado este servicio?— por parte del FBI y la detención de siete de sus integrantes por alegaciones de piratería de contenido con copyright (videos y películas en su mayoría) merece un momento de reflexión. No puedo extenderme demasiado y aquí van algunos puntos que pueden servir para el debate:

1. El contenido legal debe de ser respetado porque detrás de él hay gente que trabaja, dedica horas para crearlo. También, y ese es el caso que enfurece, corporaciones gigantescas reciben la mayor parte de las ganancias de ese “copyright”, el artista sigue con su porcentaje mísero. Pienso ahora mismo en News Corporation, Walt Disney, NBC, Sony, Comcast y demás que apoyan leyes como SOPA y PIPA. Como tiende a suceder, la soga se parte por el lado más débil y, por ejemplo, mi blog puede salir del aire y demandado por un vídeo del que no tengo idea si tiene o no copyright porque lo encontré en YouTube y con su enlace y todo para compartirlo. Esa distinción, entre el pirata y yo, debe de estar en cualquier ley que combata la piratería porque de otra nadie va a crear contenidos en la Web, nadie va a usar Facebook, YouTube, WordPress, Wikipedia, Twitter y demás monerías que existen porque nosotros escribimos y agregamos fotos, videos, etc. Nosotros, los usuarios, somos Internet, recuerden eso.

2. Repito el final del #1: Nosotros somos la Web. Eso quiere decir que hay mil negocios y corporaciones que subsisten y hacen toneladas de $$ porque nosotros tenemos correos electrónicos, una cuenta en Facebook, otra en Twitter, blogs, subimos fotos a Flickr. En una palabra, día a día le enseñamos a las PC cosas. La tecnología aprende de nosotros. Los creadores de contenido somos nosotros. Los negocios llegan porque a alguien se le ocurre aprovecharse de algo que ya está creado, que no es malo, sino que lo que molesta y fastidia es que a la larga, vuelve la ley del embudo. Yo he dedicado horas a este blog y eso no vale nada. Lo que vale es la publicidad que le cuelgan a mi blog. Cuando llega una ley tipo SOPA y PIPA, la que sale perdiendo soy yo. Cuando cierran Megaupload, la que pierde sus archivos soy yo. Claro, los piratas son ‘malos’ (¿o negociantes?), pero yo pago por culpa de ellos. ¿Quién gana? Se me ocurre que, por ejemplo, gana Hulu, Comcast, Netflix, iTunes y demás compañías que cobran por sus servicios.

3. Mejor guardar los archivos en sus PC: La “nube” es maravillosa, pero ya ven los riesgos. Mejor comprarse un disco duro de almacenamiento (hard drive) y guardar los archivos en él. Mejor dedicarle más tiempo al correo electrónico (más privado) y compratir el archivo con los amigos. Si quieres compartir con el mundo, en las reglas del juego está muy claro que si subes una peli que copiaste, violas en copyright. Y eso es fuente de millones de $$ para los piratas, pero para ti, un lío si te agarran. ¿Vale la pena el riesgo?

4. Deben leer sobre el cierre de Megaupload, hay miles hablando de esto.

5. Sitios que pueden usar para compartir archivos: Yousendit, Skydrive de Microsoft, Zamzar (uno de los sitios más antiguos de Internet).

6. ¿Protestas? Cancelen sus cuentas en Facebook, Twitter, YouTube, DailyMotion y demás parques de recreación por un mes, un año. No se van a morir, tómenlo como un juego. Ya verán el ataquito que sufren los medios de comunicación, las grandes corporaciones y hasta el Senado, Congreso y gobiernos. Nos hemos acostumbrado a buscar y a encontrar. Ellos usan gratis lo que decimos o subimos. Entonces, ¿no deberían pagar, por ejemplo, por usar esa información? ¿En qué ley está eso incluido?