Acaban de enviarme este vídeo. Increíble. En Youtube tiene más de siete millones de visitas. No parece posible que un ser humano pueda bailar con esa perfección (bueno, sí, hay más malabar que baile, pero es impecable), y además, tener semejante equilibrio. Bravo por ellos, son geniales. ¡Gracias mil, millones, mil gracias, Cristo!

Y ustedes, disfruten.