¿Todavía hay posibilidades de que la Internet que conocemos se mantenga como una propiedad pública o pasará al feudo de las corporaciones; y en poco tiempo, desaparecerá esta Internet donde todo el que quiera “encuentra todo”?

Que Verizon, AT&T y demás quieran dividir Internet, pasa. Ya lo sabíamos. Pero que Google se una a ellos, pues es tremendo revés para todos, negocios y consumidores en general. La propuesta presentada por Google-Verizon a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés) incluye algo bueno: prohibir a los operadores de cable discriminar qué aplicación se usa, qué contenido transita y los obliga a mantener una Internet abierta. En broadband (cable y DSL). Hasta aquí todo está bien, promueve la competencia.

Ahora, viene la propuesta mala: Alegando como pretexto no ahogar la competencia y la innovación del wireless, Google-Verizon desean que el wireless no sea regulado. Y en el wireless, compañías como Verizon (y Google y otras) podrían crear “otra Internet” de pago por prioridad. Recuerden que andamos en medio de otra ‘revolución’ y al usar los celulares y las laptops, estamos usando wireless, estamos cambiando, casi todos, al wireless.

Eso podría significar que la Internet “free”, pública, que todos conocemos, pase a segundo plano y para accesar determinado contenido, esta adorada Internet ya no ofrecería tantos destinos, tendríamos que pagar para alcanzarlo. Imaginen que buscan algo en Internet, por ejemplo, ‘bancos’. En la Internet pública aparecerían resultados, pero los mejores resultados para buscar ‘bancos’ estarían en otra autopista: la Internet de pago por contenido.

O Internet es abierta o Internet es fragmentada en dos… o tres o cuatro. Eso es precisamente lo que se debate y Google, que había sido el Don Quijote a favor de una sola Internet, sorprende a muchos con este pacto con Verizon.

En contra de Google- Verizon están Amazon, Facebook, eBay y Media and Democracy Coalition. Sumen el capital de riesgo, tan importante para las innovaciones.

Don’t be Evil” el motto de Google que nadie olvida. La revolución que ha causado este gigante que salió de un garaje de California apenas en el 1998aunque en el 2004 fue el bombo de Google después que se inscribió como compañía pública en la SEC-Wall Street— nos deja en una pieza con este paso-pacto con Verizon.

Wired tiene un amargo análisis de este pacto Verizon-Google. Ya sabíamos que Verizon y las demás empresas de telecomunicaciones siempre estuvieron de acuerdo: para accesar contenidos, tienen que pasar por nosotros. Y al pasar por nosotros, tienen que pagar. Y quien no pague, no podrá asomarse a casi nada. Y si se me antoja, aunque busques mangos, yo puedo darte solamente calabazas… en la ‘free’.

El Robin Hood de Internet (Google) ya viene dando señales de que Don’t Be evil” ya es puro pretérito.

Fotos de la protesta frente al edificio de Google.

De The New York Times:

They would allow broadband service providers to split the Internet into a high-end pipe for new types of zippier paid services and a lower-speed pipe carrying regular broadband. And they propose to bar only “undue” discrimination that causes “meaningful harm to competition or to users” of broadband. Providers would be allowed to manage their networks to address congestion, “ensure network security or integrity,” to “prioritize general classes or types of Internet traffic,” to “ensure service quality” and more.

The companies propose freeing wireless broadband — the fastest growing part of the Internet — from any antidiscrimination restrictions. Verizon, which markets phones running Google’s Android operating system, might, for instance, find it lucrative to one day block Microsoft’s search engine, Bing.

This is not an adequate framework to guide Internet policy, especially in a market as concentrated as the United States, where Verizon and AT&T control about 60 percent of wireless subscribers and 80 percent of Americans live in areas with only two wireline broadband providers. Consumers will lose if wireless goes unregulated.”

Tal y como lo leen. Negritas mías. Si Verizon y AT&T controlan un 60% del mercado de wireless… ya se imaginan.