Me acaban de enviar esta provocativa discusión alrededor de la utilidad de los agujeros del queso. Aquí van algunas respuestas (Gracias C.E.):

–No son agujeros, son vacíos existenciales.

–Para dejar un vacío existencial en el sandwich de la vida.

–Para demostrarnos que el aire no siempre es gratis.

–Para que se enloquezca de gusto el gusanito de la curiosidad.

–Para que los ratones puedan comerlo más fácil.

–Agujeros del queso, agujero de ozono, agujero negro, agujero boreal. Al final el único agujero conocido es el del orto.

–Si a más queso más agujeros, y el agujero es queso que no está… ¿a más queso menos queso?

–Para el contrabando de drogas, obviamente.

–Es la mismísima inflación encubierta.

–Son su sistema de amortiguación.

–Para nada; es como la U de “queso”, que no se pronuncia.

–Para espiar al jamón.

–Porque tienen hambre y se comen a sí mismos.

–No sé, pero al que tiene agujeros en la cabeza le dicen que es un queso.

–No sé, el mío no tiene agujeros porque tiene seguro antigranizo.

–Para que mi marido siga pensando que una fábrica de agujeros de queso es un nicho inexplorado y que eso nos va a salvar.

–Para agarrarlo con las manos al comerlo.

–No son agujeros: son el factor anti colesterol.

–Para hacer dieta.