Este vídeo es de cinemateca, una maravilla. Carlos Embale, el último cantante del Septeto Nacional de Cuba en un homenaje a Ignacio Piñeiro. La imagen y el sonido no tienen buena calidad, pero se aprecia la maestría e incluyo guitarras, el tres y a todos los músicos. Cuando se habla de música cubana la amplitud y extensión de su significado puede pasarse por alto. Tenemos de todo en la viña del señor, y afortunadamente, tenemos y siempre hemos tenido, música impecable hasta para hacer dulce, de mil ritmos y para mil gustos. Aquí tienen, por ejemplo, a Jorge Luis Prats, desde el universo cubano clásico, interpretando a Ignacio Cervantes. ¿Son montuno? Nadie como el Benny Moré. Y pudiera seguir, pero de pronto, encontré a Amaury Gutierrez con País. Pueden escucharla aquí. Y a Francisco Céspedes, ¿Dónde está la vida?

¿Desde Cuba? Damaris Figueroa, por ejemplo, también rompe ese patrón que siempre nos relaciona a diestra y siniestra con la ‘nueva chusmería’ o simplemente cubano=chusmería. Señores, para gustos, colores. Nadie ‘chusma’ comprenderá de qué hablamos o qué sentimos si usamos el término peyorativamente. Gustos y colores. Sólo gustos y colores. Cubanos todos. Nos guste o no nos guste, debajo de la cama todo el mundo tiene un majá… cubano. :-)

Algo más que encontré: Carlos y Marta, aquí en Miami. Santiago Feliú cantando Diario de Mike Porcel. ¿Celia Cruz? ¿Qué tal la canción que más me gusta? La vida es un carnaval en Miami Beach.

Vida larga para la música cubana. Toda. Vida eterna para toda la música cubana de calidad. Toda.