when-crocs-ruledLos reptiles no forman parte del amplio universo de mis animales favoritos, pero esta foto me cautivó, seguí el enlace que me llevó hasta National Geographic y leí ‘When Crocs Ruled’, por Mel White, un interesante ensayo sobre estos reptiles milenarios (crocodiles, alligators, caimans y gharials, entre las 23 especies mundiales conocidas) que comienza con la crónica de Donna, el cocodrillo que se mudó para la Universidad de Miami, cautivó a los medios, blogs y a los estudiantes de la UM por algún tiempo —no traía globo de extraterrestre, que conste— y que mataron un papá y su hijo que, según explicaron, lo querían de trofeo.

La población de cocodrilos de la Florida ha crecido, dice White, de apenas 400 en los años 70, hasta alrededor de 2,000.  El artículo afirma que los cocodrilos modernos han estado en el planeta desde hace 80 millones de años. Qué perseverancia.

Los de Miami, ni para qué hablar. Se esconden. Nunca he visto uno en el pueblo aunque puedo sostener por los carteles de alerta ‘Be aware, aligators’, crónicas como la de Donna y otras anécdotas más contadas y recontadas que andan entre los canales, muy cerca de nosotros, como si tal cosa. Sí pude ver algunos al sur de la ciudad, pero estaban cerca de una de sus reservas, no se vale. Y otro, solito, por los Miccosukee.

Igual, todos sabemos que andan por ahí. Caminas cerca de un canal, lago o pantano y te puedes tropezar con un saludo ofuscado —y sangriento— de uno de estos animalitos. Y esa fauna, para una isleña que nunca vio en su vida animales letales, perturba, eh. Una aprende a vivir cerca de semejante biósfera, pero de ahí a pensar en un picnic peace and love —como los de la isla— en el mismísimo hábitat de estos crurotarsans, pues no. No faltaba más.

Por cierto, se me olvidaba, en National Geographic hay unas fotos bellísimas en una serie 2009, 2008, 2007, 2006 que se llama Visions of Earth. No dejen de verlas.

La fotogalería aquí.