a-merkel1La noticia de que Angela Merkel ganó el segundo término es relevante, especialmente en medio de la crisis económica. Alemania es la economía más grande la Unión Europea. Angela Merkel (centro derecha, protestante, estudió física, divorciada, se casó dos veces, una con un físico, la otra con un químico cuántico, no tiene hijos) gana con la promesa de detener del desempleo y ganó anteriormente con la promesa de una agenda ‘pro-market’.

Datos interesantes, según Wikipedia: El partido de Angela Merkel, el CDU, es católico, dominado por hombres, social conservador. Resalto esto porque no puedo evitar las comparaciones y en América no es lo mismo ni es igual ser o no ser, este y el otro, aquello y lo de más allá. Una mujer divorciada es algo inconcebible para la base de la extrema derecha, para la derecha, para el universo conservador, para los demócratas de centro y, bueno, para qué seguir, de opiniones está llena la TV, ya saben a qué me refiero. Y una mujer que estudió física, pues imaginen. Mucho menos, una protestante entre católicos. Sacrilegio.

Merkel es un puro arroz con mango para estos ojos que observan la propaganda política en Estados Unidos. Y se vuelve muy buena oportunidad para pensar los extremos de este lado del mundo, especialmente, esos de las mentalidades neolíticas, cavernícolas, con respecto a qué ‘defender’ en un extremo u otro del espectro político porque estoy segura que mucha gente se hace las mismas preguntas que yo. ¿Una científica, mujer, divorciada dos veces y sin hijos ha sido al figura central de la economía más grande de Europa, ha gobernado bajo una coalición con los Free Democrats (FDP), es la única protestante en un partido mayoritariamente católico y demás detalles por el estilo?

Ah, este mundo. Muy poco sé, ya se habrán imaginado, de los derroteros de la política allende los mares, y hasta de la controversia del patio, a pesar de que me esfuerzo, disciplinada, pero sigo sin comprenderla del todo. Sin embargo, me hace sonreír sin remedio la tendencia al equilibrio en este mundo. Sin extremas derechas ni izquierdas el mundo estaría mejor plantado, digo yo. Puro pragmatismo de sobrevivencia y prosperidad. Digo yo otra vez, en simple especulación, porque los hombres siempre tienden a necesitar un enemigo, un espejo arquetípico donde rechazar y adorar al mismo tiempo. No importa cuánto caos provoquen, ese reflejo del otro y diabólico además, es su alimento de cada día.

Según proyecciones de la la Unión Europea, la deuda de Alemania sobrepasará dos veces el límite de GDP establecido y llegará al 6% del GDP en el 2010. ¿Imaginan esa minúscula deuda asustando a los europeos, comparada con la de nosotros? En el 2004 ya teníamos 5.3% del GDP y en el 2008, 7.4%. Por cierto, Wikipedia tiene la deuda nuestra por términos presidenciales. Interesante, para sumar a la que dejará Obama, que todavía no aparece en esa lista.

Pero volviendo a Merkel, según los estimados, los Social Democrats del ministro del Exterior, Frank-Walter Steinmeier, pasan a la oposición, derrotados después de 11 años de mayoría. Los Christian Democrats de Merkel, 33.8%,  los Social Democrats 23%. Los Free Democrats aprox. 15%, el Left Party 12%, el partido Greens 10%. Por supuesto, sigo comparando. ¡Cuántos partidos! Aquí tenemos dos partidos, Dem y Reps. Bueno, no, hay otros, los Indepedientes (amplia gama donde hay de todo) y otros que ni salen ni se ven ni se sienten ni se toman en cuenta. Allá se gana con coaliciones entre partidos, algo que seguramente hace más moderada la arena política. Aquí se gana con política de alto contraste. De moderación, nada. Algo así como: “Tú eres el diablo. No, tú eres el diablo”.

No, no creo que aquello sea mejor que esto ni esto mejor que aquello. Me cansan los extremos, eso es todo. Pienso que si aquí fuéramos menos extremistas, ganábamos todos. Y puedo, por qué no, estar equivocada.

Continuará…

German coalition’s tax cut plans may have to wait (Sun Sep 27, 2009)

Angela Merkel claims victory in German election German Chancellor Angela Merkel on Sunday recorded a resounding triumph in her country’s general elections and will be able to leave her coalition partners behind after they suffered their worst parliamentary election result since the Second World War (27 Sep 2009)

Merkel must pull politics back from the prosaic — it’s time to take risks (September 28, 2009