Bueno, me pasé, esta es de 1957, pero Paul Anka siguió en la isla con su Diana a través de los 60 y hasta los 70. Tanto se pegó a nuestro inconciente colectivo que lo primero que todo el mundo aprendí en el piano o en la guitarra eran los acordes de Diana. Enjoy!