grad3-1

Los estudiantes que han pedido préstamos/loans tratan de averiguar si existen alivios para sus deudas. Escribí hace poco sobre esto. Todavía existen posibilidades, pero no hay programas en todos los estados; y no hay un programa federal uniforme para cancelación de deudas excepto el planteado en el estímulo por servicio comunitario. Lo que interpreten los estados, y a qué programa ‘comunitario’ le destinan fondos, es la otra parte de la historia.  

Encontré un gráfico en el NYTimes que tiene información por estados sobre la posibilidad del ‘forgiveness’ ahora mismo para los loans de estudiantes. Y por lo que he podido leer, todo sigue igual.

En Florida, el programa tiene la misma cantidad de $$ del año pasado y a eso sumen que la matrícula va a aumentar aún más porque aprobaron la ley para permitirlo.

Los estudios cuestan cuatro veces y media más que hace 20 años.

Los interesados, lean el artículo y revisen la tabla por estados. Entren a Topics y lean lo que hay publicado allí sobre estos loans. Información es poder, no lo olviden.

Pero ante todo, recuerden que esto de la distribución de los fondos es un ‘issue’ local a pesar de que en el trámite, primero, ustedes tienen que solicitar la ayuda federal. Los estados y después los condados/counties deciden las prioridades y los detalles relacionados con qué programa y cuánto se destina del $$ del presupuesto a ellos.

Conversando con amigos que viven en Europa sobre este tema de la educación universitaria, descubro que nuestros estudiantes pasan por muchísimo estrés y por angustias inmensas e innecesarias comparados con sus coetáneos en EU.

Aquí existen las ayudas, los programas de préstamos, muchas opciones. Pero de tantas opciones, la fragmentación es tan enorme que muchos terminan perdidos en el sistema y dejando la universidad. Sí hay consejeros. Pero a veces, ni el consejero tiene la capacidad de abarcar la enorme  fragmentación.

Seguimos dedicando más $$ para educación que ningún país del mundo. Y seguimos perdiéndolo entre la telaraña inconcebible de la burocracia del sector financiero.

La ayuda no está llegando adecuadamente a nuestros estudiantes.