oxigeno-blogosferaGeneración Y pide ayuda para promover la blogósfera cubana. Vayan a leer la lista de posibles ayudas que les resumo y que va desde enlazar los blogs, incribirlos, difundir el contenido, invitar a los blogueros a eventos virtuales o reales, ayudar con la administración del blog o bitácora, compra de tarjetas de acceso a Internet, memorias flash, discos duros externos, CDs, laptops, cámaras digitales y de vídeo, gabadoras digitales para entrevistas, grabadoras telefónicas, libros de periodismo ciudadano, manuales de programas y otros.

Recuerden que en Cuba, el tiempo y el talento sobra, pero el aislamiento es el primer enemigo. No se trata de ayudar a niños grandes, que piensan que la libertad es decir cualquier cosa que se les ocurra sin pensar en las consecuencias, se trata de ayudar a crecer la comunicación en esa sociedad a través de lazos internos y canales con las nuestras. De este lado del mundo, también lleno de talento, el tiempo desaparece en un abrir y cerrar de ojos y es fácil olvidar y pensar en otra cosa, en la realidad diaria, en cómo sobrevivir el instante. Nuestra realidad es muy distinta, y muchas veces, hasta la manera de analizarla resulta abismal, pero hay mil formas de ‘echar un cabo’ a cualquiera que lo necesite, especialmente, allá adentro, especialmente, sin intermediarios, como bien dice Yoani.

Insisto que aquí hay que hablar más sobre la posibilidad de que llegue definitivamente la Internet a Cuba, sin censuras y para todo aquel que pueda o busque cómo comprar la conexión a un proveedor. E insisto en que cualquier cosa que no necesiten aquí, relacionada con la tecnología, puede resultar allá una pieza más que necesaria.

Si viajan a Cuba, dejen sus cámaras, sus laptops, flash drives, todo lo que puedan. Todo rueda de mano en mano en la isla. Mientras más recursos tengan, mejor se prepararán para un mundo que recién comienzan a conocer. Un mundo donde existe libertad, pero también pugna. Un mundo virtual como otro cualquiera, pero donde sobrevive el que más lo conoce. El que sabe cómo sortear los abismos y caminar firme. Aquí, ya muchos sabemos de lo que se trata y cómo se sobrevive. Allá, la blogósfera necesita caminar, caminar, caminar. Ese es su primer reto.