paticos1

Dos patas con paticos en el lago. Pero me preocupa su destino inmediato. Cruzan la calle, tan campantes, rumbo a los edificios. Dice uno de mis alumnos que hay un restaurante chino cerca que ofrece ‘pato a la naranja’ y que los chinos se roban los patos del lago. ¿Será verdad? Si eso no es puro morbo popular y es verdad, qué horror, eh.