033ax-bw1

Este ganso me fascina. Defiende como una fiera su territorio en el lago. Tiene personalidad y ejerce su autoridad sobre su espacio. Pero si te descuidas, del picotazo no te salvas. Y pica duro, eh. Deja que le hagas fotos siempre y cuando no te acerques ni a él ni a su familia. Y come, come todo lo que le das con satisfacción, pero sin renunciar a recordarte que mantengas la distancia. Debo recordar que está prohibido echarle comida, pero hasta al cartel le han borrado el NO y dice PLEASE, DO __ FEED THE DUCKS.

Una de las frases más comunes, siempre que hemos salido a hacer fotos, es esta: ¡Cuidado, cuidado con el pato! Otra: ¡Cuidado, que ahí viene el pato!

Pato, no ganso. Solamente semántica entre el instinto y la descripción.

La foto pasó por Picnik.com, de ahí el sepia y el efecto. Enjoy.