florida-map3Resumen de noticias, rutinas del acontecer y otros detalles que siguen en la mesa de las controversias y entre las angustias cotidianas sobre el sistema público de escuelas, especialmente, en  el estado de la Florida y en Miami-Dade, sigue en deterioro la educación aunque hablen de ‘más’ fondos:

1. El motivo de la demanda de UTD: alegaciones de que el Superintendente Alberto Carvalho convocó una reunión privada la semana pasada y eso viola las leyes del estado de reuniones abiertas. La reunión, según los miembros del School Board era sobre las estrategias a seguir para recortar otros $50 millones a fin de año en las ‘colective bargain’, o sea, negociaciones con las uniones sobre sueldos.

2. Hace poco, Carvalho retiró una demanda que el Miami-Dade School Board le había abierto al estado de la Florida por los recortes ‘impropios’ de $37 millones (aunque que este año, Charlie Crist autorizó más recortes, esta vez de $466 millones en el estado) y a Miami-Dade le tocan recortes de casi $300 millones.

3. A mediados de mes, el School Board terminó el contrato con una compaña encargada de instalar un software de contabilidad, Business Operating Solutions for Schools o BOSS. ¿Total pagado? $52 millones y no han terminado. Además, la misma compañía, con el mismo software, es responsable de problemas en el pago de los maestros en otros estados.

4. Si el ‘paquete de estímulo’ de Obama se aprueba, la Florida recibirá parte de los $100 billones del gobierno federal para el sistema público de las escuelas. El estimado es de 4.5 billions (cuatro mil 500 millones). ¿El Gobernador Crist apoya el estímulo para tapar todo el $$ estatal que ha recortado de las escuelas del estado?

5. Mientras, una propuesta de ley ve la luz en Tallahassee. El senador Alex Villalobos ( R), el representante Luis Garcia (D) están proponiendo una ley, Pay Teachers First, que le prohíbe a los distritos escolares tocar los acuerdos ya hechos sobre los salarios de los maestros para ‘balancear’ el presupuesto. La propuesta de ley incluye otras provisiones, como un tope para los administradores de sólo dos veces el salario promedio de un maestro, otra propuesta para que los maestros reciban más aumentos de salario que los administradores. Y la otra, para permitirle a los votantes sacar de sus puestos a miembros del school board mediante elecciones ‘recall’. 

Anotaciones al margen, preguntas por responder:

Miami-Dade no ha cumplido con el aumento de salario prometido a los maestros para 2008. Y ahora, planea $50 millones más de recortes a puertas cerradas. La UTD, pues salta. Y yo también. Aunque llegue $$ federal, durante años, las escuelas han venido, año por año, sufriendo recortes federales, estatales y locales. Sí, el presupuesto aumenta, pero habrá qué revisar en qué lo gastan y hacia dónde va el $$, porque no va para las aulas, no va para los solarios de los maestros.

Carvalho retiró una demanda al estado por los discutidos $37 millones menos que recibió el distrito, pero no ha comentado nada de los recortes de Charlie Crist de este año y que ascienden en Miami-Dade a $300 millones.

–¿Alguien está revisando todos los contratos “externos” del School Board? No es justo que no se pueda subir el salario a los maestros, que piensen en más recortes para los maestros y solamente una compañía, después de haber botado por la ventana $52 millones, es culpable de tanto gasto.

El estado de la Florida tiene el lugar 47 (de 50 estados) en fondos asignados por alumno (Census Bureau 2006), números anteriores a la hecatombre de desempleo y crisis del 2007 en adelante.  

La educación pública en el estado, sigue relegada a terceros y cuartos planos. La administración efectiva de los fondos públicos aún sigue en pañales. Los maestros siguen sin ver los aumentos prometidos; y siguen ganando menos que en otras partes del país.

Los recortes llueven. Pero el gobernador de New York, por ejemplo, no toca un centavo de la educación pública para balancear el presupuesto. No pasa lo mismo en la Florida. Crist aprobó quitarle a las escuelas del estado $466 millones, y a Miami-Dade, $300 millones.

Los impuestos locales a la propiedad, suben… uno de los argumentos sobre los aumentos, pagar por las escuelas, bomberos, policía.

¿Esto tendrá arreglo o ya ha pasado de enfermedad endémica a enfermedad terminal en cadena?

Debe tener arreglo, por supuesto. Me resisto a pensar que hemos elegido el caos y tirado por la ventana al sentido común.