bailout-propublica

Estaba leyendo en Propublica.org que la mayoría del TARP (Troubled Asset Relief Program) (o un 93% del bailout) ha ido a parar a 28 de las instituciones más grandes. Casi un 60% ($180 billion) se lo han llevado Citigroup, Bank of America, AIG, Wells Fargo and JPMorgan Chase.

¿Qué han recibido los pequeños bancos locales y regionales? Se han hecho 300 pequeñas inversiones en ellos y han recibido solamente un 3.6 del total. El detalle interesante, dos bancos de Puerto Rico han recibido más ($1.335 billion) que 5 bancos de la Florida, por ejemplo.

Humm. ¿Puerto Rico más importante que la Florida? Los ‘fat cats’ siguen obteniendo distinciones ‘relativas’ con escasa o casi ninguna supervisión. Taxpayer for Common Sense tiene otro resumen de noticias. Enlaza el segundo reporte de GAO sobre el TARP. La página 24 describe el proceso de cómo examinar las solicitudes CPP revisando las que han sido aprobadas desde octubre 2008 hasta enero 2009 para ver si hay un criterio consistente en quién ha recibido o no fondos del TARP.

En la página 26 encuentro algo interesante. Las instituciones que han recibido fondos deben presentar un reporte,  “a management report detailing the status of the use of CPP funds“. Pero seis de estas instituciones han dicho que no van a reportar separadamente esos fondos: “However, as we reported previously, six of these institutions did not intend to track or report CPP capital separately‘.

John Thain (Merrill Lynch) gasta millones en arreglar su oficina. Otros, cobran bonos astronómicos y compran jet privado nuevecito (Citi). En este artículo de The New York Times, resalto algo interesante. La práctica de esos arlequines que viven en otro mundo, durante 20 añosha sido cobrar un 50% de las ganancias de la institución en salario, bonos, golden parachuttes, etc.

Piensen. Una sola persona en la cima de la corporación se lleva un 50%. Ya entiendo por qué van a la India a buscar mano de obra barata y se resisten a pagarle un salario adecuado a los trabajadores americanos. Ya entiendo por qué quieren (y reciben) deducciones de impuestos astronómicas.

Manejan el mundo. Mal manejado, pero los hábitos que deben cambiar aún no los han interiorizado. El desempleo para ellos es un asunto de números, nada más. Y América, hace tiempo, dejó de interesarles. América, para ellos, probablemente sea solamente un medio (que deben controlar) para lograr un fin: ser los reyes modernos del universo.

Increíble. Les dejo un párrafo más que señala la resistencia de Wall Street a cambiar sus prácticas ‘normales’ de estas dos décadas pasadas (negritas mías):

Finally, the business model of the investment banks is almost certainly going to change. Over the last 20 years, investment banking went from being primarily an advisory business to being mostly a business where firms traded for their own accountsso-called proprietary trading. It is the trading business that made the banks so immensely profitable. It is also what propelled the creation of mortgage-backed securities and credit-default swaps and all the rest of it. Those vehicles generated both enormous fees and enormous profits.

…So we are faced with an era of sharply reduced profit opportunities, which means a lot less income,” Mr. Hambrecht added. To him, the big bonuses this year signaled that “Wall Street hasn’t been able to admit that yet.”

Wall Street traders are also extremely reluctant to give up the “eat what you kill” mentality that has dominated their profession these past two decades. There is no sense of shared enterprise at most firms, and no belief among the rank and file that they should have to pay a price if the firm is drowning in losses and needs government support. That is why they are so blind to how they appear to the rest of us. They just want theirs. That is the culture they have created.