¿Y quién puede decir lo contrario?