corruption-nyt_2008-12-14No escribo con la frecuencia anterior. Sucede que estoy saturada. Sencillamente saturada a niveles casi absolutos. A pesar de esto, no he dejado de leer y lo hago todos los días, disciplinadamente, por aquello de no dejarme llevar por el refrán de  ‘estar en el pueblo y no ver las casas’. Igual planeo dividir este blog. Abriré otro con enlaces a este acontecer inevitable y dejaré este con menos molestias crónicas. Ya les avisaré.

Curioso lo que está pasando en los últimos días de esta administración. Se parece bastante  al comunismo, pero no el de Marx, sino a uno más bien corporativo. Bailout tras bailout, llueve el dinero hacia las corporaciones y pa’ abajo ni se mira. Tremendo embudo. En fin. Atender a las necesidades de la clase media y de la gente que trabaja es comunismo, al menos en la retórica de los funcionarios. Y no lo es cuando se trata de una corporación corrupta ‘muy grande para caer’. Esos, pues son premiados aunque no se lo merezcan, porque no se me olvida que esta KK la inventaron ellos.

Pero de lo que se trata este post. Tenemos la corrupción en alza en Illinois, a Obama haciendo pininos para zafarse de posibles vínculos con el esquizoide y ultra corrupto  gobernador, un Congreso y un Senado machacando la misma ineficiencia endémica de los últimos años y un presidente lame duck justificando su comunismo corporativo, y que ahora, posiblemente, será también el salvador de los Big 3. Vivir para ver.

En esas, leo en el NYTimes los estados que han producido figuras políticas con altos niveles de corrupción. Illinois tiene el lugar número 7, pero la Florida, desde 1998 hasta 2007 tiene el primer lugar con 824 oficiales procesados y culpables de tomar lo que no es suyo.

La lista completa está aquí y los gráficos aparecen a la izquierda del artículo.

Acabáramos. En fin, el mar.