Este es un cuento sobre un shock del sistema bancario que comenzó hace varios años y se agudizó con unos paqueticos de préstamos de hipotecas de dudosa procedencia, producidos al por mayor, mezclados basura y no basura y vendidos después en Wall Street. Frustrante. Lo triste de la retórica: No hay presupuesto para la educación ni para la salud ni para mejorar el lugar donde vivimos, pero sí hay presupuesto, billones, trillones, lo que haga falta, para proteger a quienes han estado jugando con fuego durante años, contratando y retirando CEOs ganando millones, haciendo de las suyas en el ‘libre mercado’ que ha resultado no ser tan libre ni tan mercado privado porque los asegura el gobierno.  No se tuestan ellos, los que juegan con las finanzas, nos achicharramos nosotros que andamos con la soga al cuello.

Nacionalizados Freddie Mac y Sallie Mae. La palabra es ‘conservatorship’ o más simple, los taxpayers pagan los platos rotos de la ineptitud del mercado privado, pero apoyado por el gobierno, entre ellos, los inventos mamertos de subprimes loans y los AltA loans aunque aquí se repita  que la medida es para ‘proteger a los taxpayers’ en el ‘conservatorship’. Se firmaron los documentos donde el estado provee los primeros $100 billones (acabo de escuchar en la TV que son $100 billones a cada uno), además de los $6 billones que ya les había dado.  La gracia de la irresponsabilidad de sector privado financiero le costará más billones (o trillones cuando llegue el total) a las arcas públicas. Y de acuerdo a la Congressional Budget Office, el primer movimiento, solamente, costará a los taxpayers $25 billones. Sumen los $29 billones para prevenir el colapso de Bear Stearns & Cos. Y otros más que no recuerdo y ya subiré aquí.

El último ‘takeover’ masivo o ‘conservatorship’, en una economía que era la mitad de la actual, fue el rescate de ‘the Farm Credit and savings and loan systems’ y le costó a los taxpayers ‘$124 billion, with the banking industry kicking in another $30 billion‘, según el consultante bancario Bert Ely, crítico de las compañías financieras de mortgage.

Los casos de Freddie Mac y Sallie Mae vienen en el caminito desde mucho antes, pero recientemente, desde el 2003. “Cooked books” -contabilidad arreglada- lo llaman algunos expertos y un intenso lobby en Washington que les permitió ser los consentidos del  estado y que no se hiciera nada durante años. ¿Qué hacen exactamente Freddie Mac y Sallie Mae? ‘They are both shareholder-owned companies mandated by the US Congress to provide funding to the housing market‘. No prestan directamente, compran los mortgages de los prestamistas (bancos) y los venden a inversionistas.

Apenas en marzo de este año, y curiosamente bajo luz verde de Washington, Freddie Mac y Sallie Mae compraron más mortgages. “…Instead of requiring Fannie and Freddie to scale back, regulators gave them a green light to buy and guarantee more and bigger mortgages”. Freddie Mac Sallie Mae, ahora mismo, reporta Guardian.  ‘…lent or underwritten about $5.3 trillion of the total $12tn of outstanding mortgage debt in the United States‘ y también, agreguen, que controlan el 70% de los nuevos mortages del mercado. $5.3 trillones en préstamos que Mr. Paulson asegura contra las arcas públicas y el acuerdo se vence en el 2009, o lo que quiere decir que las futuras medidas, si no se recuperan los gigantes, quedan como papas calientes en las manos de la nueva administración. Van a tener que hacer magias. Mr. Paulson, además, se negó a decir cuánto capital del gobierno se le proveerá a Freddie Mac y Sallie Mae ni cuánto será el costo total aproximado a los taxpayers. La cuenta que desata el ‘conservatorship’… Fannie perdió el 66% y Freddie el 69% desde junio en el New York Stock Exchange…

Súmenle que los foreclosures continúan. Los préstamos atrasados crecieron un 6.4% en todos los mortages según la Mortgage Bankers Association, el mayor desde 1979. Súmenle también que dos terceras partes de la economía depende de los consumidores y en julio tuvo su mayor bajada en cuatro años. Sumen el desempleo que creció a un 6.1%, el más alto de cinco años. “The increase in the jobless rate sent the misery index, which adds unemployment to inflation, to 11.7 percent, the highest level since 1991“, reporta Bloomberg. Negritas mías.

The Consumerist tiene un mini resumen que vale la pena leer. Una oración: “Common shareholders will be virtually wiped out. Preferred shareholders (banks) will be protected“. Negritas mías.

Súmenle que, en estas elecciones, pueden votar como se les antoje. Total, da lo mismo. Nos han precedido años de desidia y los magos no existen. Ah, y eso del ‘free market’, sí, claro, a costa de contratos de gobierno y de ayudas de emergencias, como ésta, del gobierno. Ah, que tiempos nos ha tocado vivir… y pagar.

Gráfico Christian Science Monitor