La semana de los reps en St. Paul, Minnesota, claman algunos, se ha visto interrumpida por el huracán Gustav, finalmente un Cat, 2 con mucha cobertura, y ha sido inaugurada ayer con presentaciones estelares de Laura Bush y Cindy McCain, asediada por marchas pacíficas de protestas y un buen grupo de extremados anarquistas armando broncas (130 arrestados, aquí 300 y aquí fotos), está rodeada de estrictas medidas de seguridad como la DNC, también de registros  ‘preventivos‘ (odio esa palabra), de las cancelaciones (¿oportunas?) de las presentaciones de W. Bush (30% de popularidad nacional) y el vice Cheney… aunque W. Bush hablará para ella vía satélite esta noche. Y por supuesto, en clímax dramático Palin-Alaska-mujer-hija embarazada.

Así que dejo esto como  paliativo para los que piensen que el teatro es sólo liberal. El drama no le pertenece solamente a los Dems. Aunque en esta última tuvimos de sobra. Los Reps, a su manera, también tienen los suyos excesivos y cursis, sobre todo, si Karl Rove teje las madejas, especialmente en Fox news.

Algo interesante para observar, para los que puedan separase a estas alturas de preferencias entre ellos y aquellos, sería este condimento melodramático y telenovelesco que aporta Palin al ticket McCain y que despierta en algunos también reminiscencias del tratamiento que tuvo Hillary Clinton por parte del universo de pundits, prensa, grupos viscerales y demás especímenes de ambos extremos del espectro.

Por aquí y por allá, entre dems y reps, algunos están atrapando las esencias de la materia (Palin), del impacto de su nominación, del emplazamiento nacional, de las carnadas tipo botanas, de las respuestas pro y contras…  y es increíble como la gente comienza a convertirse en tropa visceral y a indigestarse en los patios dedicándole apenas unos segundos a América (con todos sus hombres y mujeres), y creo que vuelven a desvelarse con demasiadas horas para Alaska, mujer, embarazo hija.

Yo paso, queridos amiguitos. Instituyo que estoy alcanzando el punto de saturación aunque sigo haciendo lo imposible por mantener el diálogo.

Nota: ¿Continuará…?

Foto: Reuters