(Update abajo) Gorki Águila, rockero cubano, está preso. La práctica de ‘peligrosidad social’ y ese hábito represivo se repite una y otra vez. En Cuba fue y es un delito expresar opiniones contrarias a ese gobierno. Peor aún, ser diferente. Yo también, en mis buenos tiempos, cuando supieron que me quería ir de Cuba, tuve el cartelito y un expediente ‘pre delictivo’ en la estación de policía de mi barrio. ¿Delito? Nunca fui delincuente, no iba a los hoteles salvo en rarísimas ocasiones que se podrían contar con los dedos de la mano… sí era libre, interiormente libre (sigo siéndolo), algo que asusta a los represores.

Frente a un concierto de Pablo Milanés, hubo una protesta para que liberaran a Gorki. Yoani Sánchez, la bloguera cubana escapó de los golpes, pero otros no tuvieron esa suerte. Yoani, desde Cuba, tiene más detalles en su blog.

¿Qué hacer? Pedir, inmediatamente, que lo dejen en libertad, que el gobierno cubano permita espacios de independencia que existen en todas partes del mundo, que finalmente dejen a la gente expresarse, caramba.

Foto: De Generación Y

Update: 30 agosto, 2008: Liberan a Gorki. Tuvo que pagar una multa de $600 pesos (US$30) por ‘desórdenes públicos’. y le retiraron la acusación ‘pre delectiva’ de ‘peligrosidad’.