El fin de semana, por todas partes y alrededor del mundo, la historia de que Associate Press (AP) demandaba a Drudge Report por citar sus historias asombró y disgustó a medio universo web, principalmente, a cientos de blogs.

Las leyes de copyright parecen no ser suficientes para AP. Su ardor para proteger su contenido con leyes propias lo confirman. Yo tenía RSS de AP en Cynansy II que acabo de retirar; y citaba sus noticias que desde ahora dejaré de citar. Punto. AP no existe.

Para los que quieran saber más, TechCruch publica detalladamente en The Washington Post qué pasó. ¿Necesitamos AP o AP nos necesita más? Lean.