La generación de los 60-70 en Cuba, salvo raras excepciones, conoce muy bien a Luisa María Güell. Algunas de sus canciones, No tengo edad, La noche del adiós, Y digo no, Melodía de un amor, Anda di, fueron muy populares hasta que Luisa María salió del país rumbo a España. En Francia, ganó la Medalla de Oro de Edith Piaf, por primera vez otorgada a una cantante no francesa. Su registro es lo suficientemente amplio para afirmar que Luisa María es y será una de las mejores voces de la canción romántica cubana.

Ahora, pues acabo de enterarme que se presentará en Miami, en el Auditorium, en Marzo. Un amigo, E., me envió este enlace de ‘prueba’ que encontró en YouTube. Luisa María Güell cantando un tango. No sé cómo será el espectáculo, pero seguramente valdrá la pena ir, verla, disfrutar con su voz y sus interpretaciones personalísimas.