highspeedinternet_01.jpgY no es Time Warner solamente. Son también las otras mamás de las comunicaciones, Comcast, AT&T, Verizon, y sumen. Los malos de la película, pues seguimos siendo los consumidores por ver tanto vídeo y usar las tecnologías de las comunicaciones y la información.

Un 76% de los adultos en EE.UU ha usado Internet para ver vídeos. No es lo mismo ver una página de texto que ver un vídeo. Para este último, la velocidad de banda es vital o se interrumpirá o es imposible verlo. Time Warner está al tanto, y en este impulso de cobrar por consumo se justifica alegando que el 5% de los usaurios consumen demasiada banda, en realidad, sin una intervención rápida, clarificadora y ciertos límites para estas compañías, seguiremos bajando escalones internacionales.

El grave problema para resolver esto es que no contamos con datos suficientes y los proveedores siguen sin querer entregar mapas por Zip Code, para ver en realidad quién tiene qué tipo de servicio y cuánto está pagando.

Otro problema, la definición de broadband de la FCC es de ¿200Kbps? Ahora mismo no recuedo bien, pero mucho más de esta carreta de bueyes no es.

La discordia entre consumidores y proveedores de banda sigue incrementándose en los últimos años. Los consumidores no estamos dispuestos a pagar precios desproporcionados por una banda que ya deja mucho que desear si la comparamos con la que gozan otros países del mundo. Japón por ejemplo, está ofreciendo por $34.21, 93.7 Megabites 10 veces más banda que Comcast, Time Warner aquí (10 Megabites por $45). Diez veces más banda quiere decir casi 100 megabites por $34.21. Trece países tienen conexiones más rápidas que nosotros.

Otro disgusto nuestro, una cosa es lo que prometen los comerciales y otra muy distinta la realidad de banda. Y no sigo, porque las quejas (al menos de mi parte) son más de dos o tres.

Para los amantes de menos intrusión del gobierno en el sector privado, el dilema es mayor. Pero sin una ley y grandes reformas que le exijan a los grandes proveedores, dueños del 95% del mercado, no vamos a ver muchos cambios. Los pasos en Washington son de hormiga, una propuesta de ley, la H.R. 3919 que pueden buscar y leer en Thomas.gov.

Los proveedores divisan la transición, el uso nuestro de Internet y contemplan los millones de personas (especialmente jóvenes) que usan tecnologías de la información, el enorme giro de la publicidad que se ha mudado para Internetespecialmente en el universo del vídeo. Y el incremento, un 48% en el uso de P2P (compartir vídeos).

En este post, también explico más de este karma nuestro con los altos precios y la banda (velocidad).

De Miami ni hablar. Hoy mismo, llegó un alumno con el sufrimiento de que tiene que cambiarse de Comecast para AT&T porque no puede pagar ese precio. Y le queda escuchar el irrisorio súper especial de AT&T, el Lite, por $19.95 que es un dial-up tipo carreta de bueyes. Miren los planes aquí

Que bajen los precios primero. Que ofrezcan más banda, a la altura de los mejores del mundo. Que den la banda que prometen. Que dejen espacio para la competencia, or lo menos 3 o 4 compañías por Zip Code. Que acaben de entregar los datos de lo que cobran y los datos de qué servicio están ofreciendo. Después, que pidan el ‘fair’ al que consume más, pero a partir de un ‘fair’ precio para nosotros.

Hoy comenzó Time Warner a medir el uso de los consumidores, mañana le seguirán todas las demás. Mientars tanto, ¿quién está observando lo que pagamos y las condiciones del servicio que nos ofrecen?