Y esta versión, por la sinfónica de Londres. Los tiempos han cambiado, oh, sí, han cambiado: