Y encontré este piquete flamenco. ¿Y todavía hay quiénes se preguntan de dónde nos viene a los cubanos el ritmo? También de España, caramba. ¡Olé!