El Senado pasó 65-27 otro “Energy Bill’ (ver Thomas Library, la Biblioteca del Congreso, el bill se llama H.R. 6). Otra fiesta de liberaciones de impuestos y ‘ayuda’ federal, esta vez destinado para los fabricantes de autos, ‘etanoleros’ (etanol) y una ‘advertencia’ para el precio de la gasolina. Qué desaliento. Los ‘ajustes’ del ‘bill’ H.R. 6, según publica Guardian:

Ethanol production for motor fuels to grow to at least 36 billion gallons a year by 2022, a sevenfold increase over the amount of ethanol processed last year

Boosting auto fuel economy to a fleet average of 35 miles per gallon by 2020… It requires automakers to make a 40 percent increase in the fuel efficiency of their vehicles by 2020…

Price gouging provisions that make it unlawful to charge an “unconscionably excessive” price for oil products, including gasoline. It also gives the federal government new authority to investigate oil industry market manipulation.

New appliance and lighting efficiency standards and a requirement that the federal government accelerate use of more efficient lighting in public buildings.

Grants, loan guarantees and other assistance to promote research into fuel-efficient vehicles, including hybrids, advanced diesel and battery technologies.

Recuerdo el controversial ‘bill’ que pasó el anterior Congreso y firmó el presidente en el 2005.

En subsidios para las compañías petroleras y nucleares, el ‘Energy Bill’ de 2005 logró la asombrosa suma de más de $5 billones ‘free’ de las arcas federales para estas empresas. El negocio del carbón no se quedó atrás y logró millones. No pasó nada contundente para eliminar la dependencia nuestra del petróleo ni para controlar los precios de la gasolina ni para invertir seriamente en energías alternativas. El asunto del etanol viene sonando (y recibiendo $$ del gobierno) desde los 70, así que no fue ‘inventado’ en el 2005 y no es nada nuevo.

Apenas dos años después, otro ‘energy bill’ propone fechas tan tímidas lejanas para la industria automovilística en la reducción de emisión de CO2 de sus autos, más $$ para el etanol y leo la frase ambigua para la gasolina que augura lagunas y sinuosidades para explotar “Price gouging provisions that make it unlawful to charge an “unconscionably excessive” price for oil products, including gasoline”, me deprimo.

En serio ¿‘unconscionably excessive’? La gasolina ha subido 13. 8 por ciento desde el año pasado. Acabo de llenar el tanque de mi auto. Total: $45. Hace tres días recibí la primera factura de electricidad del verano. Mi consumo es el mismo, pero lo que tengo que pagar se disparó más del 30 por ciento.

Gráfico de Energy Information Administration

El Daily Digest de Thomas y Yesterday in Congress son dos fuentes para chequear en qué leyes trabajan en Washington. También es útil este enlace de acceso a los textos.