Frentes múltiples, complicaciones evidentes y soluciones a medias. Esa es nuestra realidad para liberarnos del petróleo sangriento. ¿Energías renovables o energías ‘alternativas’? ¿Cuáles son las ‘alternativas’ para sustituir 35 billones de galones de combustible para el 2017 sin dañar aún más el medio ambiente? Según los expertos, producir un galón de etanol consume 1.400 galones de agua. El etanol como combustible es más limpio, pero contamina. En este escenario de 2007 no existe ‘lucha contra el terrorismo’ si no declaramos la independencia del petróleo del Medio Oriente. El petróleo sigue financiando el terror.

Y tenemos el otro inconveniente: El factor miedo que detiene nuestra independencia está en manos de la industria del ‘oil’ y los CEOs. ¿Cómo sustituir una economía basada en petróleo y la especulación de sus precios en Wall Street? Dejo aquí algunas notas de lo que he estado leyendo.

La respuesta está en varios frentes: El compromiso de los CEOs para reducir el consumo de energía —desde los productos que fabrican hasta los autos que usan, ya han comenzado, les cuento otro día—; el compromiso ciudadano de disminuir todo lo posible el consumo de electricidad y gasolina; el compromiso como nación, en Washington, para priorizar el financiamiento adecuado para múltiples energías alternativas; y otros frentes que dejo fuera para no hacer demasiado extenso el post. La carrera es contra reloj. El etanol no es la única solución.

El Pew Institute (sección de Global Climate Change) tiene un análisis de las propuestas de leyes en Washington. Excelente.

The New York Times tiene una serie de artículos sobre energía muy interesantes. Y este gráfico es iluminador (se los he dejado más chico en este post). De la industria automovilística, seguimos escuchando de autos híbridos (parte gasolina, parte etanol, electricidad, agua, aire…). El sitio oficial del U.S. Department of Energy ilustra la preocupación sobre esta necesidad. Para los consumidores (nosotros) esta página sirve de ayuda. Y esta de Home Energy Saver, también.