por llamadas de larga distancia que quizás nunca realizamos. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) ha tenido la ‘brillante’ idea de convertir una tarifa irregular en fija, de $1 a $2 mensuales por cada línea de teléfono, sin tener en cuenta el volumen de llamadas que hacemos y para salvar su Fondo de Servicio Universal (USF).

Por supuesto, los hispanos serán los más afectados porque compran planes de tiempo limitado (no “califican para planes convencionales”). Y los que no usamos casi nunca el teléfeno pagaremos lo mismo que los que hacen llamadas fuera del estado todo el tiempo. Esto dice el Nuevo:

“Aún cuando no sean los dueños de las líneas, ”las compañías que arriendan los celulares les pasarán los nuevos costos a los afiliados cobrándoles más por minuto”, alertó Brent Wilkes, el director ejecutivo de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), una entidad que defiende los derechos civiles de los hispanos e integra la coalición.Los expertos en la industria de las telecomunicaciones han criticado en años recientes la manera en que el USF funciona, alegando que el programa federal no se ha mantenido a la par de los avances de la tecnología.

El costo para mantener el fondo también ha aumentado alarmantemente en años recientes, de $2,300 millones en 1998 a $7,300 millones en el 2005.

Según la coalición, el año pasado los floridanos contribuyeron con $386 millones al fondo universal. Pero al calcular que a cada línea –la FCC estima 23.4 millones de abonados en la Florida (estático y celular)– se le cobre $1.50 mensuales, el incremento total sería de $218 millones anuales”.

La ‘urgencia’ federal de incrementar su USF nos afecta: Cobrarán más por minuto y los 23.4 millones que usamos teléfono estático o celular pagaremos fijo, usemos o no el teléfono para llamadas de larga distancia, $1.50 mensuales. Mal arreglo, muy mal arreglo.

Foto: Wikipedia