Eugenia Dodson llegó a Miami desde Minesota a los 20 años, en el 1924. Vivió 101 años y deja una sorpresa al morir: $35.6 millones para el Instituto de Estudios de Diabetes de la Universidad de Miami. La señora rechazó la publicidad, vivía en un apartamento y le pidió a su abogado que mantuviera su deseo confidencial hasta después de su muerte.

Historias así levantan el ánimo. Especialmente, en estos días. (Enlace: The Miami Herald Foto: NASA)