A pesar de que el Departamento de Comercio anunció que la economía creció un 2.6% entre abril y junio, las compras cayeron un 0.1%. Los ingresos subieron 0.3% en agosto, nos cuentan. Mínimo ‘aumento’ salarial de 0.3% porque la energía y los alimentos subieron 2.5% y millones de americanos no hemos visto ni un dólar de esos aumentos.

El problema sigue siendo el mismo para la mayoría de nosotros. Los sueldos en Washington aumentan cada año para ajustar la inflación a los costos de vida. Pero aquí abajo, entre los ‘little people’, los sueldos siguen siendo los mismos o para los afortunados que han visto un aumento, su cheque sigue estando muy por debajo de los costos de vida. Los precios de todo lo relacionado con el petróleo —gasolina, electricidad— han subido enormemente de una punta a otra del país. Los alimentos también. Y en la Florida, especialmente en Miami, suben los costos del almuerzo de los niños en las escuelas, las rentas, los seguros de casas, los seguros médicos, las universidades aumenta los precios,los costos de los medicamentos aumentan cada año un 6.3%.

Todo sube, menos los salarios. Unido a eso tenemos varios casos de corrupción en Miami que dan pena. Miami no construye para personas de bajos ingresos desde los años 70. Hay dinero, pero se lo reparten ferozmente los que entán en posiciones claves y los que tienen buenas conexiones. Triste ejemplo de funcionarios públicos. ¿Qué esperan los economistas, comprensión de nuestra parte? Sí. Y de paso que compremos mucho en Navidades. Las ‘Christmas’ llegan y si compramos mucho, nadie arreglará nada ni subirá salarios ni se ocupará de la clase media y pobre de este país.Yo no compraré nada en Navidades. La economía no va bien si yo, y muchos, vivimos entre enormes incertidumbres mientras contemplo en la tele, día a día, las ganancias históricas pasando a manos de un sector multimillonario compuesto por 1.800 personas.

Enlaces a Univisión, Departamento de Comercio.
Nota: El website que desglosa los salarios de los representantes públicos en Washigton (y sus equipos), Legistorm, fue comentado en The Washignton Post.